Feeds:
Entradas
Comentarios

ImagenEn muchos círculos (no de Google+, de amigos) se habla de los hackers con cierto romanticismo, o más bien condescendencia. Como se habla de un amigo un tanto idealista que se ha ido a recorrer Africa en moto o a un monasterio a escribir una novela. Nadie los defiende abiertamente, pero despiertan cierta simpatía. Son unos “antisistema”, jóvenes, desorientados… no aprobamos lo que hacen pero tampoco se les trata como criminales.

Es un poco como lo de copiar música, libros o películas: no pasa nada, no hacemos daño a nadie, las multinacionales tienen mucho dinero…

Pero esta imagen poco tiene que ver con la realidad. Y como muestra, una historia real. Un suceso que ocurrió en mi propia ciudad hace solo unas semanas. Esto es lo que le pasó a una pequeña empresa de distribución (no daré el nombre pero eso no quiere decir que no sea una historia real).

Un lunes, al entrar en la oficina y sentarse delante de los ordenadores los empleados se encontraron con la desagradable sorpresa de que no podían entrar en su programa de gestión. La contabilidad, el CRM (programa de gestión de clientes), sus documentos con contratos y facturas… No había ningún dato accesible. Con la comprensible alarma empiezan a comentarlo entre ellos y descubren que a todos les pasa lo mismo y lo comentan con el gerente. Continuar leyendo »

El minusválido digital

El minusválido digital

Desde hace 40 años juego al baloncesto pero nunca me habían dado un balonazo como el que recibí hace un par de días. La radiografía es de mi mano izquierda. Aparte del dolor, cuando llegué a casa con el brazo escayolado me dí cuenta lo difícil que es hacer tareas cotidianas tan sencillas como ponerse una camisa o partir un trozo de pan con una sola mano.

Pero lo peor llegó cuando me senté delante del ordenador. Afortunadamente el ratón lo puedo manejar sin problemas pero el teclado se ha convertido en un auténtico engorro.

Aprendí a escribir a máquina a los 12 años, en un largo verano en el que tenía mucho tiempo libre. Mil veces me he alegrado de aquel sencillo curso de mecanografía que me permite escribir a una velocidad muy aceptable, con los 10 dedos y, muy importante, sin mirar al teclado.

Ahora, con una mano y solo un dedo útil de la otra, me arrastro como puedo mirando las teclas y sufriendo para escribir cada palabra. Me siento minusválido, en el sentido literal de la palabra. Qué pérdida de tiempo, que poca productividad. Calculo que tardo, al menos, el doble de tiempo en escribir una frase. Probablemente más. Continuar leyendo »

En un día como hoy (6 de enero) no me resisto a la oportunidad de publicar de nuevo el vídeo con el Secreto de los Reyes Magos para atender las cartas de millones de niños.

 

 

Espero que cunda su ejemplo.

 

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto cerca de 110.000 veces en 2013. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de 5 días para que toda esa gente la visitase.

Haz click para ver el reporte completo.

Feliz Navidad

Feliz Navidad

En estos días, creo que todo el tiempo libre hay que dedicarlo a la familia y a los amigos. Seré breve, para ahorrar mi tiempo y el tuyo.

¡Feliz Navidad! a todos y próspero 2014

Y al celebrar el nuevo año, en vez de prometer a todos los que te rodean que vas a dejar de fumar, o ir al gimnasio, lo que tienes que proponerte es dejar de imprimir todos los documentos que pasan por tu ordenador. A ver si este año es, por fin, el año de la “oficina sin papel”, que ya va siendo hora.

 

Síndrome de DiógenesDesde que IBM inventó el Ordenador Personal (PC) en el 82, vivimos en una revolución permanente. Todo cambia. La forma de trabajar, la forma de comunicarnos con los demás, la forma en que nos divertimos (¿ven televisión los jóvenes?).

Todo se vuelve “digital”, hasta las enfermedades. Acabo de consultar en la Wikipedia la definición del “síndrome de Diógenes” y no me extrañaría que dentro de poco tiempo hubiese una entrada dedicada a los “Diógenes digitales”, la versión moderna de este trastorno que lleva a las personas a acumular todo tipo de basura, objetos diversos, ropa… sin ningún sentido, orden ni necesidad. Leo en la Wikipedia que el síndrome de Diógenes afecta al 3% de las personas mayores de 65 años en España y me pregunto a cuantos usuarios de ordenadores afecta la versión digital de este trastorno. Me temo que serán muchísimos más.

Pero empezaré por el principio, por explicar qué tiene esto que ver con la gestión documental. Y la respuesta es: TODO.

Hace unos días me trajeron un ordenador y me pidieron que encontrara unos programas y los copiara en un disco externo. Es algo que me ocurre con cierta frecuencia. Era el ordenador de un programador, de un profesional de la informática, por lo que esperaba encontrarme un sistema de clasificación sencillo y claro y los archivos perfectamente ordenados en carpetas agrupadas de una forma lógica y sistemática. Sería cuestión de unos minutos localizar y copiar lo que andaba buscando.

Lo que me encontré fue el caos más absoluto, el mayor desorden (digital) que he contemplado en 30 años. Continuar leyendo »

caja negra

Como programador y como maniático del orden me gusta mucho el concepto de “caja negra” y lo uso con frecuencia. También me resulta muy apropiado al explicar a los clientes de nuestro software de gestión documental en qué consiste la gestión de procesos (o workflow), pero en muchas ocasiones noto que mi interlocutor no entiende lo que quiero decir.

La “culpa” es de la popularidad de las “cajas negras” de los aviones, los dispositivos que graban las conversaciones de los pilotos y los datos de los instrumentos de vuelo. Cada vez que se estrella un avión en cualquier lugar del mundo la aparición o no de sus cajas negras se convierten en el dato más relevante para los periodistas.

Y no, las cajas negras a las que me refiero al hablar de gestión de procesos no son las que llevan los aviones, que además son naranjas.

Creo que oí por primera vez esta expresión en una clase de electrónica. El concepto era en este contexto muy realista porque, efectivamente, en muchos dispositivos electrónicos existen físicamente cajas negras de plástico dentro de las que hay componentes electrónicos y tienen unos conectores para enchufar cables con una señal de entrada y otros para obtener una señal de salida. Esta es la imagen visual que tengo cuando oigo o utilizo la expresión “caja negra”. Continuar leyendo »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 265 seguidores